Prueba a fondo Zero S 2010: Segunda parte

Después de una semana con la Zero y unos cuantos kilómetros a nuestras espaldas llega la hora de las conclusiones donde pondremos las cifras sobre la mesa de una de las mejores, y más caras, motos eléctricas del mercado. Nos gustaría que fuese más completa, pero los medios con los que contamos son los que son y con ellos hemos echo lo posible.



La autonomía:

Realizar esta prueba ha sido lo más complicado de toda la experiencia ya que te obliga a realizar una conducción muy pausada con aceleraciones muy progresivas, lo que se hace difícil ya que esta moto pide a gritos que gires el puño con decisión ya que incluso en ciudad no significa recibir miradas de desaprobación por parte de los viandantes gracias a su silencioso rodar. Adictiva es la palabra que mejor define a mi entender llevar esta moto.

El tramo seleccionado para medir este dato es especialmente duro para una eléctrica ya que discurre por una zona con importantes pendientes, alguna de más de 7%, y con una relación 60/40 de circulación en carretera secundaria y zona urbana. La mejor cifra que he alcanzado ha sido de 60 kilómetros con una carga y llegando al destino con el chivato de la reserva sonando, que calculo que nos da unos 4 kilómetros de autonomía a baja velocidad, mientras que la media ha rondado los 65km/h.

La perdida de potencia se nota demasiado tarde y es uno de los puntos negativos de la Zero que puede provocar que circulemos con fuertes aceleraciones mientras nos quedamos sin carga sin apenas darnos cuenta. Sería interesante el disponer de un botón “ECO” o un limitador de velocidad que reduzca la potencia para poder optimizar la carga disponible y evitar pequeños acelerones que reduzcan la eficiencia.


La autonomía sin duda que puede mejorarse si nuestro recorrido discurre por una zona llana o si nos movemos principlamente por la ciudad, lugar en el que se encuentra como pez en el agua y donde podremos obtener sin grandes problemas un mínimo de 70km de autonomía con cada carga. También hay que tener en cuenta que el modelo utilizado para la prueba es el usado por diferentes medios y particulares y su desgaste podría hacerle penalizar en este aspecto.


Conducción:

La conducción de una moto eléctrica es diferente a todo lo que uno ha podido experimentar a los mandos de otro tipo de moto con motor de combustión. El silencio, la sencillez mecánica y como no, la economía, las convierten cada día en una seria alternativa a las alimentadas por gasolina. Rompe todo el encanto la dichosa cadena, eliminada en la nueva generación, que provoca que cuando pasamos alguna irregularidad a baja velocidad podemos escuchar el “tran tran” que da la sensación de que se nos ha caído algo. Supongo que es cuestión de acostumbrarse a que el motor deje de ser el elemento más ruidoso.


La S, con sus 31cv de potencia máxima se revela como una moto para nuestro gusto demasiado progresiva en la salida, no dispone por ejemplo de la patada inicial de la Quantya que monta un motor muy similar y el mismo controlador. Nos consta que es algo que se puede modificar mediante software sin grandes complicaciones eso si, a costa de la velocidad punta y de perder la garantía. El desarrollo parece pensado en el ahorro energético y necesitaremos alcanzar los 30km/h para exprimir el par motor, lo que en ocasiones resulta algo incómodo al realizar un adelantamiento en subidas pronunciadas ya que durante los primeros metros parece que no acaba de arrancar, sin duda otro de los aspectos a mejorar por parte de Zero.


La velocidad máxima que hemos logrado en llano ha sido de 104km/h según el contador de la moto y 96km/h según el Gps, para nuestro gusto, más que suficientes y que alcanzaremos en contadas ocasiones debido al elevadísimo consumo energético que representa circular a esas velocidades. Alcanza los 50km/h en apenas 4 segundos y por comparar podemos decir que la Vectrix, a pesar de ser menos potente y mucho más pesada, casi el doble, es solamente 20 décimas más lenta, lo que muestra claramente lo progresivo de la aceleración de la Zero.


Donde si se despega la Zero de la S es a partir de esos 50km/h dejando la americana muy atrás al maxiscooter, aunque nos gustaría poder repetir esta prueba con la versión litio de la Vectix y sus cerca de 30 kg menos. Por su parte los 300 metros los hace en solamente 13,2 segundos y alcanza la máxima velocidad en aproximadamente 200 metros.


La economía:

¿Cuanto cuesta circular con una moto eléctrica? Pues la batería de la Zero dispone de casi 4kwh, lo que deberemos multiplicar por el coste del kwh que ahora mismo ronda los 0.018 euros, tarifa diurna sin discriminación horaria, por lo que cada recarga nos costará en torno a los 0.72 euros lo que representa poco más de un euro cada 100km según nuestra media de autonomía. Como curiosidad hay que comentar que la moto eléctrica es como un aparato electrónico más y si la dejamos toda la noche conectada, seguirá consumiendo aunque cantidades muy pequeñas. Se echa en falta un medidor de carga más preciso ya que al igual que en el de autonomía, disponemos de solamente cuatro puntos que nos indican el estado de la misma por lo que es difícil saber cuanto tarda en alcanzar, por ejemplo, el 80% de carga.


En un cálculo, aproximado, a largo plazo vemos que después de 50.000km hemos gastado poco más de 500 euros de electricidad, a lo que tendremos que sumar el único mantenimiento que tiene el sistema eléctrico, las escobillas. En lo que respecta el resto del mantenimiento, este según el manual de Zero, se limita a verificaciones periódicas y a piezas de desgaste, comenzando por la primera a los 1.000km y luego se espacian hasta los 7.000km, además no representan sustituciones si todo funciona correctamente limitándonos a las pastillas de freno y neumáticos.

Por poner algún ejemplo deberemos verificar frenos, suspensiones y cojinetes a los 1.000km y luego cada 7.000 y solamente la cadena rompe esta dinámica ya que debe ser ajustada y lubricada cada 1000km, algo que se ha eliminado en los nuevos modelos al ser sustituida por la comentada y limpia correa.


Resumiendo, la Zero representa el escalón más alto en el mundo de las motos eléctricas por su elevado nivel tecnológico y con unos acabados que poco a poco escalan posiciones para acercarse a los grandes fabricantes. Existen otras opciones más económicas, pero su conducción y apariencia no alcanzan el nivel de la americana ya que la Zero además de ser una buena moto, lo parece y eso es importante para la difusión de la movilidad eléctrica.

Por otro lado nos queda la duda de saber que de importante ha sido la evolución de los nuevos modelos y para comprobarlo nos desplazaremos esta misma semana a la fábrica de Zero en California para asistir a la presentación mundial ante la prensa y donde podremos probar las nuevas motos, por supuesto, os mantendremos informados.


Links:

Prueba a fondo Zero S: Primera parte

Nuestro agradecimiento a los chicos de SuzukaZero por su colaboración sin la que esta prueba no habría sido posible.


Energas renovables

1 Comment responses

  1. Avatar
    April 20, 2012

    Quería saber donde son las pruebas del vídeo, porque son en sevilla ¿no? Es un circuito cerrado o es zona libre.

    La Zero es una moto muy divertida para ciudad para los que después de tener una moto pasar a la scooter eléctrica es un royo, pero aun le queda el empujón de las marchas y la velocidad punta, y por supuesto la autonomía.

    Genial la prueba, gracias por toda la información.

    Reply

Leave a comment