Ronnie Renner prueba la KTM Freeride-E

Ronnie Renner prueba la KTM Freeride-E

El cinco veces ganador de los X-Games y especialista de Red Bull X-Fighters, Ronnie Renner. ha tenido la oportunidad de desplazarse hasta Austria para probar con sus propias manos uno de los modelos más mediáticos del momento, la KTM Freeride-E, la primera moto eléctrica del fabricantes europeo que ha querido que toda una leyenda diese su opinión de este modelo.

Para ello Renner se ha desplazado hasta el circuito situado en la localidad austríaca de Mattighofen donde KTM tiene su sede y donde ha podido poner a prueba a este modelo que si nada lo impide, debería llegar este año al mercado.

ktm_freeride_Ronnie Renner-2

Las primeras impresiones de Renner han sido muy buenas, resaltando la entrega de par lineal del motor eléctrico que supone una conducción muy ágil y divertida, además de poder olvidarse del embrague, una experiencia totalmente diferente a conducir un modelo con motor de combustión y de la que ha sentenciado que definitivamente, quiere una a pesar de que su autonomía a un ritmo alto no pasa de los 45 minutos.

La KTM Freeride-E parece que será un modelo más pensado para los circuitos de alquiler que para la circulación por la calle, un modelo que supone más un experimento por parte de un fabricante referencia que al contrario que otros, no quiere quedarse atrás en el desarrollo tecnológico que se avecina con las motos eléctricas, unos modelos que no paran de avanzar y que amenazan a los motores de combustión con superar sus prestaciones en muy pocos años.

ktm_freeride_Ronnie Renner

Cuenta con una potencia nominal de 10 kW, que es capaz de alcanzar una potencia pico de 30 kW (41 CV) con un par motor de 42 Nm disponibles desde cero revoluciones que le aseguran unas buenas sensaciones, sobre todo si tenemos en cuenta que la KTM eléctrica sólo pesa 95 kilos.

Este peso es debido en gran parte a la capacidad de la batería, de apenas 2,1 kWh de capacidad, que le permite disfrutar de una buena cuota de agilidad, pero a costa de la autonomía ya que según Renner la Freeride-E puede alcanzar un máximo de 45 minutos de uso a ritmo de circuito, algo que para compensarlo KTM la ha dotado de un sistema de batería extraible, por lo que los interesados podrán tener varios packs e ir cambiandolos según sea necesario para alargar la autonomía.

En cuanto a su precio, de momento no está confirmado pero todo hace pensar que no será económica y se estima que saldrá a la venta en torno a los 10.000 euros, un precio al que tendremos que sumar las baterías adicionales pero más que un intento comercial, supone todo un símbolo a nivel mediático de que algo está cambiando en el mundo de las dos ruedas.

 

Fuente | Meltyxtrem

Vídeo | Youtube


No comments yet.

No one have left a comment for this post yet!

Deja un comentario